EUTANASIA, UNA DIFÍCIL DECISIÓN

EUTANASIA, UNA DIFÍCIL DECISIÓN

Siempre he pensado en la eutanasia como un tema complicado y hasta polémico, porque hay muchas variables que considerar. Tener en nuestras manos la decisión de terminar con la vida de nuestra mascota no es cosa menor. Para hablar de eutanasia primero debemos definirlo con un tema exclusivamente personal por lo que te hablaré desde mi experiencia.

Ian tenía conmigo poco más de lo que Pets Memorial tiene de existir. Casi ocho años que parecen muy respetables al tratarse de una empresa, pero muy poco cuando hablamos de una mascota. Lo relaciono porque aun dedicándome a esto, la decisión de hacer descansar a Ian fue mucho muy difícil.
Si bien es cierto que mi perro fue siempre muy enfermizo, saltando operaciones complicadas y con padecimientos crónicos, nunca me sentí preparada para dejarlo ir.

Fue relativamente poco tiempo en que comenzó a verse cada vez peor y me descubrí aceptando opciones que siempre creí que no consideraría, primero para saber que pasaba, después para hacerlo comer y finalmente para lograr dar con la respuesta: un cáncer bastante avanzado. Después de verificar todas mis alternativas futuras, decidí que habíamos llegado juntos al límite. No quería hacerlo pasar por ningún tratamiento más invasivo que solo alargaría su sufrimiento, sin posibilidad de llegar a una cura o por lo menos mejoría. No era un viejito con los “achaques” propios de su edad, sino un perro con distintos temas incurables que lo degenerarían cada vez más y lo harían sufrir sin poder decirme nada. Por supuesto tomar la decisión no fue cosa sencilla y deliberé algún rato, pasando del no al sí, y viceversa, hasta que lo “escuché”. Pude tener al menos una ventaja, si es que puede llamársele así. Pude despedirme de Ian y hacerle sentir mi cariño con todas mis fuerzas en sus últimos momentos.

El mejor consejo que puedo darte si cuestionas la eutanasia de tu mascota, es poner atención a lo que ella tiene que decirte. Si la conoces bien y si has estado lo suficientemente cerca, también sabrás lo que desea. Ayudado de una opinión profesional puedes reunir la información necesaria para saber que viene para tu mascota y de qué manera. Pueden existir varias razones para buscar una eutanasia, pero cuando se trata de vejez o enfermedad, partiríamos de dos preguntas : “¿Su situación lo hace o puede hacer sufrir?” y “¿Qué tan llevadero y pasajero es su dolor?”.

La eutanasia no debe ser vista como una solución para ti. La facultad de poder terminar con la vida de tu mascota debe ser manejada con cuidado, porque va mas allá de un poder. La eutanasia debe verse como un acto de amor. Un acto sin egoísmo donde puedes terminar con su dolor.